Reforma Constitucional peligra por rezagos y manipulación.

Pese al respaldo que han recibido las reformas constitucionales para el sector Justicia, por parte de de organizaciones sociales e internacionales, los diputados se empecinan en detener el tema o bien buscan restarle fuerza pues  con el argumento de   crear una nueva mesa técnica de discusión buscan adecuarla a sus intereses.

Los jefes de bloques del Congreso celebraron ayer la primera sesión ordinaria del segundo período legislativo. (Foto Prensa LIbre. Hemeroteca PL)

Los jefes de bloques del Congreso celebraron ayer la primera sesión ordinaria del segundo período legislativo.

El Legislativo volvió ayer de su receso de medio año y se efectuó la primera reunión de jefes de bloques del segundo período de sesiones ordinarias, en la cual las reformas constitucionales fueron las notorias ausentes en   la agenda de prioridades.

La única que preguntó por este punto fue la diputada Nineth Montenegro, de Encuentro por Guatemala, cuestión ante la cual hubo un silencio elocuente.

“¿Solo quiero saber qué va a pasar con las reformas? ¿Van a quedar como letra muerta?”, cuestionó la congresista, pero la reunión terminó y no obtuvo respuesta.

Al salir de la reunión, Montenegro dijo que     los cambios a la Constitución “están quedando en el olvido. Pareciera que ya les estamos dando una cristiana sepultura. Nadie dice sí ni no, pero tampoco buscan un mecanismo de reactivar esa discusión”.

Nueva “mesa técnica”

Carlos Fion, jefe de la bancada Compromiso, Renovación y Orden, dijo que no hay consensos para continuar la discusión.

No obstante, el presidente del Congreso, Óscar Chinchilla, indicó que se convocará a nuevas mesas técnicas, que serán integradas por delegados de las diferentes bancadas, en las cuales se discutirían las reformas, con el fin de buscar y lograr consensos.

Sin embargo, estas nuevas discusiones no tendrán plazo para entregar resultados. A decir de Chinchilla,  podrían durar unos 15 días, o es posible que se “tomen un mes o más”.

Para  Montenegro esta es una justificación para alargar la discusión, cuyo propósito es dejar las reformas a la Constitución  en el olvido. La congresista recordó que la mesa técnica de discusión ya estaba formada por los jefes de bloques; incluso, explicó, ya había acuerdos sobre enmiendas.

Sectores creen que algunos diputados usan justificaciones para trastocar o dejar   en el olvido los cambios constitucionales

“Crear esa mesa fue una salida para no decir no de manera literal”, lamentó.

En respuesta, Fion dijo que la intención de Chinchilla es lograr acuerdos previos para no llegar al pleno con “discusiones estériles”.

Juan José Porras, de Visión con Valores, aseguró: “He entendido que está la propuesta de la mesa para revisarlas y revitalizarlas. Habrá que ver que en este nuevo período el presidente retome el tema. No vi reflejado en jefes de bloques que haya consensos, no se ha retomado para definir el rumbo a seguir”.

Según algunos diputados, la intención real es crear una nueva propuesta para “quitarle el sabor colombiano” —en referencia a Iván Velásquez, jefe de la Comisión Internacional contra la Impunidad en Guatemala—, con la finalidad de que los cambios se reduzcan y el resto se haga, supuestamente,  a través de cambios a leyes ordinarias.

La fiscal general, Thelma Aldana, indicó: “No estaba enterada, pero me parece adecuada la discusión”.

A la fecha, el Congreso ha conocido hasta el artículo 6 de la propuesta. Dos artículos se perdieron, entre ellos lo relacionado con el antejuicio, tres fueron aprobados y el que se refiere a la justicia indígena se prorrogó para el final

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *