INFLUENCIAS Y FINANCIAMIENTO ILEGAL EN GUATEMALA.

La historia nunca contada del “cubeta-gate”

PINTURA

La historia del Partido Patriota es la historia de muchos partidos políticos que han sido constituidos en Guatemala.   Aparatos institucionales que han servido por aquellos que desde las alturas pero en las sombras, manejan de forma indirecta los destinos de un Estado, secuestrado por líderes de las camarillas empresariales y terratenientes.

Óscar Berger fue el primer presidente del PP, el financiamiento empresarial aunque venía desde hace mucho aquí resplandeció.

El Partido Patriota no era más que la continuidad de los partidos de ultraderecha que por el fenómeno dado en Guatemala de la muerte prematura de los grupos partidistas por las voracidades individuales de sus dirigentes, tienden a dividirse y a sobrevivir los que mejores conectes tienen o en casos más particulares, los que mejores oportunidades de ganar han presentado ante los amos del país.

Otto Pérez Molina, Jorge Briz, Eduardo González (preso del caso Bancafe) y Óscar Berger; representantes del PP y de la cúpula empresarial por excelencia.

Me sigo preguntando ¿por qué no han caído los cabecillas del Cacif que financiaron desde el inicio al PP?   Desde hace doce años que tiene de vida este partido lo he estado siguiendo y aun recuerdo cuando uno de sus fundadores y que hoy está preso, iba constantemente a las oficinas de Grupo Gutiérrez por vales de comida y de pintura.   Cuando iba  por esos “galones de pintura”; resulta que eran cubetas de cinco galones que en su interior contenían grandes cantidades de dinero que servirían para financiar el naciente proyecto y los cuales eran “canjeados” en el edificio de Multi Inversiones, S.A., en los últimos niveles, justo donde tiene sus oficinas Felipe Bosch, donde se reunían constantemente para ver las estrategias y por supuesto, saber en que estaban invirtiendo los millones que salían de allí.

En lo alto de este centro empresarial de la zona 10, estaban ubicadas las oficinas de Multi Inversiones, lugar de donde salían las cubetas de dinero.

La inversión que aunque tardó ocho años en regresar tuvo sus recompensas principalmente en negocios a grandes niveles, donde intervinieron directamente el mismo Otto Pérez Molina y que fuera perfeccionado en Guatemala por testaferros de la familia Gutiérrez y Bosch Gutiérrez.   La sociedad TCQ fue constituida con la asesoría legal del Andrés Castillo y los suyos en su bufete.   También los Castillo salieron beneficiados con este contrato.   Felipe Bosch, junto a Roberto Ardón y Javier Zepeda; por el lado del Cacif, serían el rostro público del entuerto que siempre estuvo dirigido por los altos jefes de la familia Gutiérrez.

Roberto Ardón fue empoderado dentro de la estructura empresarial y mediática; incluso envolviendo al Comisionado Velásquez para participar en su proyecto.

Estos además estuvieron muy presentes en las concesiones mineras y a través de la designación de Erick Archila como Ministro de Energía y Minas, se garantizaron total libertad en asuntos de explotación minera, sobre todo de la compra de energía eléctrica con la explotación de los recursos naturales y la generación hidroeléctrica, extremos que no fueron tan provechosos para el país como lo han querido vender.   Archila; hoy prófugo de la justicia, además contribuyó con una red de periodistas que fueron dando la forma mediática y perceptible a la opinión pública de las fechorías ocurridas en el gobierno.

Las cámaras empresariales siempre se han opuesto a pagar impuestos.

Pero el imperio de los Gutiérrez no se detenía ahí.   Los incrementos al pollo y a las harinas de trigo; productos básicos para el guatemalteco y de los cuales tienen el control total, han sufrido constantes incrementos, controlando además cualquier intento gubernamental de importación independiente.   Este flagelo persiste al día de hoy, sobre todo con la confirmación de ministros como Morales en Economía, representante del sector empresarial.   La prensa nacional también estuvo controlado por medio de Mario Sandoval a cargo de Prensa Libre, Guatevisión y otros medios alternos; que sesgaron las noticias al respecto o simplemente hicieron caso omiso, beneficiándose con grandes cantidades de publicidad gubernamental.

Juan Luis Bosch, Pérez Molina y Erick Archila en la inauguración de un proyecto hidroeléctrico cuyos beneficios económicos están en disparidad con los beneficios del Estado.

Obviamente que el financiamiento ilícito de los Gutiérrez jamás constaría en papeles, si este se hacía en efectivo y transportado en cubetas de cinco galones que muy pocos supieron que contenían en su interior el precio de la condenación al subdesarrollo eterno de un país.   Los impuestos que habrán dejado de pagar para poder disponer de tales cantidades de efectivo en financiamiento ilícito, es escalofriante.   Sólo en la última campaña se estima que se despilfarraron más de quinientos millones de quetzales.   La esposa de Pedro Trujillo, contadora de las empresas del consorcio, también ha jugado un papel importante lavando dinero en paraísos fiscales como Anguila y Antigua.

opm5

A pesar de que para los guatemaltecos el grueso del financiamiento electoral del Partido Patriota era mantenido en secreto, el militar retirado sí informó a la embajada de Estados Unidos. “Después de cierta resistencia del sector privado más importante, Pérez Molina aseguró que está recibiendo apoyo de los Castillo, los Novella, los Herrera y Dionisio Gutiérrez, que pueden considerarse las cuatro familias más ricas de Guatemala”.

https://www.plazapublica.com.gt/content/otto-perez-financistas-alianzas-nebaj-y-los-mendoza

 

Ex presidentes, ex funcionarios y uno que otro empresario ha caído, y cada vez más guatemaltecos se preguntan ¿cuándo caerán los peces más gordos?   Estos tienen nombres y apellidos y aunque muy pocos se atreven a nombrarlos porque saben el poder que tienen, todos sabemos que Dionisio Gutiérrez y Juan Luis Bosch Gutiérrez.   Pedir que las instancias juridiccionales les persigan y castiguen es una tarea casi imposible, fundamentada en que ni su propia familia ha podido ganarles el caso del robo que han sido víctimas en Guatemala.   Otro acto manifiesto no de cooptación, sino de secuestro total de un Estado que se presume es libre, soberano e independiente.   Las cortes han sido compradas y manipuladas a su sabor, antojo y conveniencia.   Es por ello que sus colaboradores más afines nunca serán tocados.

Los empresarios y su corporación es sabido que siempre han tenido influencias en el campo político, pero ¿hasta cuándo será permitido?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *