EL EMBAJADOR DEL DIABLO ¿O EL DIABLO EMBAJADOR?

Redacción: MG

Reza un viejo dicho que el mejor truco del diablo es hacer creer al hombre que no existe, y el caso de Robinson no solamente hizo creer que no existía como ente interventor de la política rancia y sucia de dominación, logrando por medio de una intensa campaña de manipulación de medios; que los guatemaltecos admiraran a sus ejecutores.

 

Descaradamente Robinson admitió que le valía un rábano la soberanía del país y de forma increíble (aunque controlada se debe decir), muchos guatemaltecos dijeron que no importaba la soberanía mientras se apoyara la supuesta lucha en contra de la corrupción estatal.    Los que cayeron en esta inocentada posiblemente hoy ya se encuentran sin trabajo o sobreviviendo en sus empresas porque aun no logran entender que la debacle jurídica provocada por este personaje y sus achichincles, mantienen al país en incertidumbre; y vuelve el mismo truco: muchos piensan que la crisis no existe.

 

Aunque unos cuantos personajes que se han creído la farsa de la Cicig y de la “super” Fiscal, pensando que las manifestaciones del 2015 se replicarían, es iluso pensar que se puede convocar a tanta gente sin los grandes caudales de dinero que le metieron a las campañas que exigían justicia y hasta la renuncia de los ahora ex funcionarios de alto nivel que ahora enfrentan un eterno proceso penal, donde otros peón de poca monta fue endiosado, sin que hasta ahora se logre trascender después de dos años.

 

La corriente demócrata, representada perfectamente por Robinson; en representación de Obama, lograron como táctica que se ocultara muy bien toda la basura debajo de la alfombra.   Los financiamientos a la insurgencia en tiempos del conflicto armado interno en Guatemala por parte de esta gente es un hecho histórico y aunque la guerra ya no se realiza en trincheras sino en los tribunales y demás entes de investigación; tienen el sello y firma de Robinson y de los dólares que gestionan en organizaciones internacionales que se siguen beneficiando de la zozobra en nuestro país.   ¿Más relación con la antigua guerrilla?    La intocabilidad de Sandra Torres a toda investigación.   El pueblo ya lo sabe, ya desconfía y hasta exige que se persiga penalmente a la administración de la UNE y ahora que el diabólico representante de las tinieblas se ha ido, ¿qué pasará con ellos?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *